Salud

3 falsos mitos sobre el pan

Es cierto que en los últimos años, muchos dietistas han declarado al pan como el enemigo número uno para quienes quieren perder peso o comer más sano, y nada más lejos de la realidad, incluir el pan en nuestra vida puede ayudarnos más que perjudicarnos. Por eso, aquí os traemos 4 falsos mitos sobre el pan.

Mito 1: El pan blanco no vale nada, no tiene ningún valor nutricional.

Falso. Aunque la harina blanca refinada utilizada para hacer pan puede haber sido despojado de fibra, magnesio, zinc y varios otros nutrientes, por lo menos cinco nutrientes han sido añadidos al enriquecer la harina con vitaminas B (tiamina, niacina, riboflavina, ácido fólico) y hierro. Algunos panes blancos ofrecen más de estas vitaminas que los panes de trigo integral. Pero no todos los nutrientes perdidos son reemplazados, por lo que una dieta óptima incluye principalmente, panes de granos enteros y cereales.

mujer-comiendo

Mito 2: El pan integral es una fuente inagotable de nutrición.

Falso. Aunque el pan integral puede tener un poco más de valor nutritivo que el pan blanco, no es una «fuente inagotable de nutrición», sólo es la base de una dieta saludable. Los frutos ricos en nutrientes, verduras, carnes magras y productos lácteos bajos en grasas ingeridas junto con pan son las mejores fuentes de vitaminas y minerales.

Mito 3: El pan engorda.

Falso. El pan no engorda. La mayor parte de las calorías del pan son los hidratos de carbono. Tu cuerpo quema preferentemente carbohidratos cuando realizamos  ejercicio en lugar de almacenarlas como grasa corporal. Sin embargo, el pan puede hacerte engordar y ganar grasa si lo acompañamos con un montón de mantequilla, margarina o mayonesa.

Entradas Relacionadas