Noticias, Salud

Los diferentes panes de España

Sí, es un hecho, en nuestro país somos unos auténticos devoradores de pan. ¡Nos encanta! Tanto es así que únicamente en España tenemos más de 300 variedades o formas de hacer pan. No hay un sola provincia de todo el territorio español donde no haya una sola forma de hacer pan y llamarlo de forma diferente.

Existen múltiples variedades, muy tradicionales, famosas y de las más consumidas.

Castilla es, históricamente, el corazón del pan candeal. El término se refiere a la variedad de trigo también llamado candeal, que tiene un bajo contenido de humedad y menos gluten de lo habitual. La masa para el pan de candeal era comúnmente estirada y doblada en lugar de amasada, produciendo pan denso y compacto con una corteza dorada y gruesa.

Existen otros panes tradicionales como nuestro bollo sevillano, la telera de Córdoba y el famoso Pan de Valladolid. El más conocido de estos clásicos panes candeales de Valladolid es el lechuguino, llamado así en referencia a los círculos concéntricos a veces trazados en su corteza, dándole la apariencia de una flor o lechuga. El pan es redondo, plano, con cuatro o cinco bordes elevados formando un cuadrado o pentágono alrededor de su superficie, y tiene una corteza mate, lisa y dorada.

_DSC5094

Algunos de los mejores panes de España los podemos encontrar en Galicia, eso sí, la gente gallega es más quisquillosa que la mayoría sobre la calidad de su pan diario. La fama del Pan de Cea (que se lleva haciendo tal y como es su forma actual durante los últimos 700 años en el condado de O Carballiño) precede a su distinción como el primer pan español en recibir la Denominación de Origen.

En el norte de la provincia de La Coruña, en el pequeño pueblo de Neda, el pan es una exaltación. Desde 1989 la Fiesta del Pan tiene lugar el primer domingo de septiembre, con fiestas y degustaciones de su famoso pan, así como las empanadas locales (masa rellena de carne, pescado o verduras y horno horneado y bizcocho).

Como sabéis, nuestro país es una gran potencia gastronómica y en nuestros panes lo podemos comprobar.